jueves, 16 de febrero de 2017

Entregan medicamentos para niños con cáncer

El Gobierno entregó ayer un primer lote de medicamentos a 3 hospitales del país, en conmemoración al Día Internacional de Lucha Contra el Cáncer Infantil, cuyo aporte permite viabilizar el tratamiento de los pacientes.

Los medicamentos fueron entregados a centros de salud que prestan servicios en la especialidad de oncología pediátrica a nivel nacional, tales como el Hospital del Niño “Doctor Olivio aliaga”; en la ciudad de Santa Cruz, al Instituto Oncológico del Oriente Boliviano (I.O.O.B); y en la ciudad de Cochabamba al Hospital “Manuel Ascencio Villarroel”.

La ministra de Salud, Ariana Campero, remarcó que en los últimos cinco años, el Estado boliviano destinó alrededor de 15,8 millones de bolivianos en medicamentos y equipamiento, cuyo objetivo obedece a apoyar a la población vulnerable de la sociedad, los niños, que padecen cáncer.

FECHA

El 15 de febrero es una fecha conmemorativa, en cuyo día se busca sensibilizar y concientizar acerca de la lucha de los niños, que padecen de esta patología y el valor de asumir y afrontar con sus respectivas familias.

Al mismo tiempo, se mencionó que se aumentó el número de atenciones, de tratamientos a menores con cáncer. El Programa Nacional de Enfermedades No Transmisible del Ministerio de Salud facilitó la adquisición de medicamentos oncológicos, por un valor significativo, desde la gestión 2011.

La entrega de medicamentos es valuado en 697.167 bolivianos para que coadyuve a solventar y disminuir, los gastos de los padres de familia de los niños con cáncer, y aliviar de alguna manera, el importante gasto que significa tratar a un niño con cáncer.

Se entregaron, al menos, 10 tipos de medicamentos oncológicos. La Ministra de Salud anunció que se entregará un segundo lote de medicamentos, que va tener una inversión aproximada de 3,5 millones de bolivianos.

Para la gestión 2017, se tiene que la inversión total sea de 4,1 millones de bolivianos, destinado a la compra de medicamentos de asignación anual.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Día Internacional Aumentan casos de cáncer en niños

Los casos de cáncer infantil tienen una tendencia ascendente, lo que significa que hay más casos que son atendidos en Bolivia, debido a la oferta de cierta medicación gratuita que se proporciona a los pacientes, y es por esto que el número se incrementó.

El año 2011 se registraron 192 casos; en 2012, 223 casos; en 2013, 327 casos; en 2014, 496 casos; y en 2015, 600 casos de niños con cáncer. Sin embargo, estos datos no están cerrados debido a que los mismos se están actualizando.

El jefe de Epidemiologia del Ministerio de Salud, doctor Adolfo Zarate, manifestó la importancia del tema para visibilizar el cáncer infantil, puesto que entre un 70 y 90% es curable, es decir que si se recibe el tratamiento a tiempo los niños tienen posibilidad de curarse, lo que es una situación diferente en las personas mayores, porque curarlos resulta más complicado.

Zarate expresó que el Estado ha tomado acciones para apoyar a las familias que tienen a niños con cáncer, y apoya los tratamientos. Por ejemplo, en 2013 se hizo la compra de medicamentos para tratar a este tipo de pacientes, y se invirtió 5.798.492.43 bolivianos.

En 2014, la inversión alcanzó a dos millones de bolivianos, en 2015 fue 1,1 millones; y en 2016, la cifra fue de 3,5 millones; se menciona que en total el monto fue de 11,6 millones.

INVERSIÓN EN 2017

El Dr. Zárate refirió que este 2017 se prevé invertir, para la compra de medicamentos, 4,1 millones de bolivianos. Con esta cifra más, tomando en cuenta desde 2013, hasta la actual gestión, la cifra supera los 15,8 millones de bolivianos, cifra que se destina para los niños que padecen cáncer y de alguna manera se alivia el costo económico, indicó.

“Son los primeros pasos que se está dando como Estado para curar a un niño con cáncer; sabemos que el costo es significativo, pero estamos cubriendo los medicamentos, con costos más elevados, con el fin de que los niños se curen lo más antes posible”, opinó.

Empezaron a realizar algunas tareas para que el tratamiento sea lo antes posible, y es por ello que ejecutan acciones en este sentido, como por ejemplo, identificar síntomas, tales como la pérdida del peso injustificadamente, malestares no definidos, infecciones frecuentes o que no se puedan curar fácilmente; sin embargo hay que poner en conocimiento que la sintomatología no se la puede identificar de manera específica.

ORIGEN DEL CÁNCER

El origen del cáncer tiene múltiples factores, como por ejemplo, de manera genética, por radiaciones durante el embarazo, por exposición a agentes químicos y muchos otros factores más, que no se tiene un conocimiento preciso como para detallar la causante del mal.

Los tipos de cáncer más frecuentes en niños de Bolivia son: con un 48% se tiene a la leucemia; seguido de los linfomas, con un 13%; los retinoblastoma, con un 7.7%; tumores del sistema nervioso central, con un 5.1%; tumores de hígado 4%; tumor de Wilms, con un 4%; y rabdomiosarcoma y sarcomas de partes blandas, con 3.5%.

MUERTES EN 2014-2015

Durante el período de 2014 y 2015 se registraron 198 muertes por cáncer infantil a nivel nacional, lo que significa que en Bolivia la mortalidad por este mal en infantes es del 20,5% anual, es decir que cada año fallecen entre 20 y 21 niños con cáncer, por no recibir tratamientos en el tiempo previsto.

Para el día de hoy está prevista la entrega de medicamentos a cargo de la ministra de Salud, Ariana Campero, a por lo menos tres hospitales oncológicos. En el caso de la ciudad de La Paz al Hospital del Niño “Olivio Aliaga”, en el caso de Cochabamba, al Hospital “Manuel Ascencio Villarroel” y al Instituto Oncológico del Oriente Boliviano (IOOB), de la ciudad de Santa Cruz.

martes, 14 de febrero de 2017

Alimentos para prevenir el cáncer



El oncólogo integral español, Tomás Álvaro, explica a través del portal de la Asociación Oncología Integrativa, que una dieta inadecuada es responsable de entre un tercio y la mitad de todos los cánceres y hasta el 70% de los digestivos. Y lo contrario también es verdad: el cáncer puede prevenirse con un régimen alimentario que incida positivamente sobre los procesos celulares e inflamatorios relacionados con su aparición.

De la misma forma que lo explica la oncóloga boliviana, María del Cármen Torrico, en esta misma edición.

Una dieta adecuada y una actividad física suficiente reducirían la incidencia de cáncer más de un 40%. Si a ello sumamos el efecto del tabaco, la disminución de todos los cánceres rondaría el 80%. Tenemos al alcance de la mano evitar la enfermedad.



EQUILIBRIO

La aparición de algunas células malignas es inevitable, pero no llegan a convertirse en un cáncer si el organismo está equilibrado. La clave está en actuar sobre las células potencialmente tumorales y sobre las que las rodean, que conforman el microambiente tumoral. Se trata de vigilar diez factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad.

Antes de comenzar cualquier dieta se debe consultar con un especialista, más aún si se tiene una enfermedad como el cáncer.

Reduce los alimentos con un índice glucémico alto

La prevención y el tratamiento de todos los tumores comienzan por disminuir la presencia en la dieta de alimentos con un índice glucémico alto. Este traduce la capacidad de los alimentos para incrementar rápidamente los niveles de azúcar en sangre y, en consecuencia, de insulina. A mayor tasa de azúcar, más inflamación y más facilidad para el desarrollo de tumores.

Hay que sustituir el azúcar, el pan, la pasta y el arroz blancos por sus versiones integrales y consumirlos en cantidades moderadas.

Al aumentar la ingesta de hortalizas y legumbres, alimentos ricos en fibra, se regula la tasa de azúcar.

Evita la proliferación de las células tumorales

Podemos crear condiciones para que las células tumorales no se multipliquen. Sabemos que la inflamación, la acidez y la deficiencia de oxígeno la favorecen y que ciertos alimentos son beneficiosos a esos niveles.

Las crucíferas (todas las variedades de col), las hojas de color verde oscuro y el ajo son los alimentos que han probado un mayor efecto inhibidor sobre la proliferación cancerígena.

Los vegetales ricos en carotenos, como zanahoria, boniato, tomate, caqui y albaricoque contienen provitamina A y, en algunos casos, licopeno, sustancias que inhiben la división de las células dañinas.

Las isoflavonas de la soja (genisteína y daidzeína, entre otras) bloquean la estimulación de las células cancerosas por hormonas como estrógenos y testosterona. Estas isoflavonas se hallan en el tofu, el tempeh, el miso y los brotes de soja.

La combinación de té verde, soja y la cúrcuma resulta especialmente interesante al sumar efectos sobre diferentes mecanismos relacionados con la proliferación celular.

Alcaliniza tu dieta

El fisiólogo alemán, Otto Warburg descubrió en 1931 que las células tumorales se desarrollan mejor en condiciones de baja disponibilidad de oxígeno. Esto ocurre en condiciones de acidez.

En alcalinidad, las células respiran mejor y a las cancerosas les cuesta sobrevivir. Aunque el cuerpo goza de recursos para regular su grado de acidez, conviene evitar el exceso de alimentos acidificantes y preferir los alcalinos.

La dieta alcalina se basa en las frutas y las verduras, especialmente uva fresca, almendras, remolacha, zanahoria, apio, melón, pomelo, repollo, tomate y manzana.

Reduce la inflamación

En los tejidos inflamados hay compuestos químicos –como el complejo proteico Nf-kB– que favorecen el crecimiento de las células tumorales y no permiten una respuesta eficaz del sistema inmunitario.

Una dieta en la que abunden el ajo, la cebolla y el puerro, el perejil y el apio, los cítricos y el romero producirá un efecto antiinflamatorio natural, gracias a la combinación de compuestos azufrados, antibacterianos y reguladores de los niveles de azúcar en sangre.

La cúrcuma es el antiinflamatorio natural más potente. Mezclada con pimienta negra aumenta 2.000 veces su absorción. Al disolverla en aceite de oliva virgen extra o de coco también se potencia su acción.

El jengibre es otro potente inhibidor de la proteína NF-kB.

Recurre a los antioxidantes

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, unos compuestos químicos muy reactivos que dañan las células, incluyendo su material genético, lo que puede transformarlas en cancerígenas.

El té verde contiene gran cantidad de polifenoles, como las catequinas con propiedades antioxidantes y desintoxicantes y que potencian la eficacia de la radioterapia.

Los frutos rojos, como fresas, frambuesas o granadas, poseen ácido elágico y polifenoles. También son capaces de matar células enfermas.

El chocolate negro, con un 70% de cacao como mínimo, es antioxidante gracias a sus niveles de proantocianidinas y polifenoles, que frenan el crecimiento tumoral.

Elimina las células ya dañadas

La apoptosis es la palabra técnica que define un tipo de muerte desencadenada por señales celulares determinadas genéticamente. Este mecanismo, que también se conoce como suicidio o muerte celular programada, es un recurso del cuerpo para eliminar células dañadas.

La vitamina D3 es esencial para que ciertos genes desencadenen el proceso de apóptosis sobre las células tumorales. Se ha comprobado que los niveles bajos de esta vitamina se relacionan con la aparición de diferentes tumores.

La principal fuente de vitamina D es el sol, pues la piel la sintetiza al recibir sus radiaciones.

En los alimentos, se encuentra en los champiñones y otras setas, sobre todo en las desecadas al sol.

Las coles, ricas en isotiocianatos, las uvas negras con resveratrol y la cúrcuma poseen actividad proapóptica. Hierbas como el romero, tomillo, orégano, albahaca y hierbabuena poseen terpenos de efecto similar.

Corta el suministro de sangre del tumor

La angiogénesis es el proceso por el que el tumor se provee de vasos sanguíneos que lo alimentan.

Una molécula del té verde llamada epigalocatequina-3-galato la inhibe. Para que el efecto tenga lugar se aconseja beber más de 2 tazas diarias.

Otros compuestos presentes en las bayas muestran la misma propiedad. Actúan a nivel molecular de forma similar a los agentes quimioterápicos, pero sin efectos secundarios indeseables.

La hierbabuena, el tomillo, la mejorana, el orégano, la albahaca y el romero son ricos en terpenos con efectos antiangiogénicos y constituyen buenos aliados durante los tratamientos con quimioterapia.

Asegúrate los omega-3

El buen funcionamiento del organismo depende del equilibrio en la ingesta de los ácidos grasos omega-3 y omega-6. En la dieta mayoritaria predominan los omega-6, lo que se traduce en inflamación y tendencia a desarrollar distintas enfermedades. Especialmente dañinas son las grasas parcialmente hidrogenadas que contienen ácidos grasos “trans”.

Es básico aumentar la ingesta de alimentos ricos en omega-3 porque contribuyen al desarrollo correcto de las células. Los omega-3 reducen el número y tamaño de pólipos precancerosos, disminuyen la inflamación y aumentan la respuesta al tratamiento con quimioterapia.

Los omega-3 se obtienen de alimentos vegetales como el lino, las nueces y las semillas de chía, que son ricos en el precursor ácido alfalinolénico.


¿QUÉ ES EL CÁNCER?



Cáncer es el término utilizado para las enfermedades en que las células anormales se dividen sin control y son capaces de invadir otros tejidos. Las células cancerosas se pueden diseminar a otras partes del cuerpo a través de la sangre y el sistema linfático. El cáncer no es una sola enfermedad sino muchas enfermedades distintas. Existen más de 100 tipos de cáncer.

ALGUNOS FACTORES DE RIESGO

Al menos un tercio de todos los casos de cáncer pueden prevenirse. La prevención constituye la estrategia a largo plazo más eficaz para el control del cáncer.

Tabaco

El tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo, ya que provoca aproximadamente el 22% de las muertes anuales por esa causa. En 2004, se atribuyeron al tabaquismo 1,6 millones de los 7,4 millones de muertes por cáncer.

El humo de tabaco provoca muchos tipos de cáncer distintos, como los de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Alrededor del 70% de la carga de cáncer de pulmón puede achacarse al tabaquismo como única causa. Se ha demostrado que el humo ajeno, también llamado «humo ambiental», causa cáncer de pulmón en adultos no fumadores. El tabaco sin humo (en forma de productos de tabaco orales, tabaco de mascar o en polvo) provoca cáncer de boca, esófago y páncreas.

Falta de actividad física, factores alimentarios, obesidad y sobrepeso

Otro modo importante de afrontar la lucha contra el cáncer consiste en modificar la alimentación. Existe un nexo entre el sobrepeso y la obesidad, por un lado, y muchos tipos de cáncer, como el de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón, por el otro. Las dietas ricas en frutas y hortalizas pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer.

Por el contrario, el consumo excesivo de carnes rojas y en conserva puede estar asociado a un mayor riesgo de contraer cáncer colorrectal. Además, unos hábitos alimentarios saludables que previenen el desarrollo de tipos de cáncer asociados al régimen alimentario contribuyen también a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer, como los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto, y mama. El riesgo de cáncer aumenta con la cantidad de alcohol consumida. El riesgo que supone beber en exceso para varios tipos de cáncer (como los de la cavidad bucal, faringe, laringe y esófago) aumenta notablemente si el bebedor también es un fumador empedernido.

Infecciones

Los agentes infecciosos son la causa de casi el 22% de las muertes por cáncer en los países en desarrollo y el 6% en los países industrializados. Las hepatitis virales B y C provocan cáncer de hígado y la infección por el virus del papiloma humano, cáncer del cuello del útero; la bacteria Helicobacter pylori aumenta el riesgo de cáncer de estómago.

Entre las medidas preventivas destacan la vacunación y la prevención de infecciones e infestaciones.

Radiaciones

Las radiaciones ionizantes son carcinogénicas para el hombre. Los conocimientos disponibles sobre los riesgos que comportan las radiaciones proceden principalmente de estudios epidemiológicos sobre los sobrevivientes japoneses a la bomba atómica. Las radiaciones ionizantes pueden provocar leucemia y varios tumores sólidos, y los riesgos son mayores cuanto más joven es la persona expuesta.

Las radiaciones ultravioleta, y en particular las solares, son carcinógenas para el ser humano y provocan todos los principales tipos de cáncer de piel, como el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma. En el año 2000, se diagnosticaron en el mundo más de 200.000 casos de melanoma y se produjeron 65.000 muertes asociadas a este tipo de cáncer.

Evitar la exposición excesiva y utilizar filtro solar y ropa de protección son medidas preventivas eficaces. Actualmente los aparatos de bronceado que emiten rayos ultravioleta están clasificados como carcinógenos para el ser humano por su asociación con los cánceres oculares y de piel melanocíticos.



10 CLAVES PARA PREVENIR EL CÁNCER

Si no puede hacer todas estas cosas, haga las que pueda. Todo progreso hacia estos objetivos podría ayudar. Trate de hacer cambios graduales que pueda mantener con el tiempo.

Manténgase delgado: Mantenerse en un peso saludable es una de las formas más importantes de protegerse del cáncer. Lo ideal es alcanzar un índice de masa corporal (IMC) de 21 a 23. Trate de evitar subir de peso a medida que envejece, especialmente alrededor de la cintura.

Muévase más, siéntese menos: Póngase como meta hacer al menos 30 minutos de actividad física todos los días. Realice una caminata a paso ligero, ande en bicicleta o trabaje en el jardín. Busque formas de incorporar más actividad en su vida diaria, por ejemplo, vaya al trabajo caminando o use las escaleras en vez del ascensor. Consulte a su médico antes de aumentar su nivel de actividad.

Evite las bebidas azucaradas y las comidas rápidas: Los alimentos con alto contenido de grasa y la comida chatarra así como las bebidas azucaradas tienen muchas calorías y aumentan sus probabilidades de subir de peso.

Coma más alimentos de origen vegetal; Incorpore más granos integrales, frutas, verduras y legumbres (frijoles, chícharos y lentejas) a su dieta. Estos alimentos contienen muchos nutrientes y fibras y pocas calorías. Limite la ingesta de alimentos que contengan almidones refinados, que contribuyen a subir de peso.

Restrinja las carnes rojas y procesadas; Las carnes rojas y procesadas se han asociado al cáncer de colon. Limite el consumo de carnes rojas (de res, cerdo, cordero, cabra) y elija cortes magros. Evite las carnes curadas, ahumadas, saladas o con conservantes. La carne de ave y el pescado son opciones más saludables.

Limite el consumo de alcohol: Si decide consumir alcohol, no tome más de dos bebidas por día si es hombre o una si es mujer.

Limite la sal y los alimentos salados: Necesitamos algo de sal (sodio) para estar sanos, pero la mayoría de las personas consume demasiado. Y la mayoría de la sal proviene de los alimentos procesados. Lea atentamente las etiquetas de los alimentos y trate de limitar la sal. La mayoría de las personas debería consumir no más de 2,400 mg de sodio por día.

No dependa de los suplementos para prevenir el cáncer: Trate de obtener las vitaminas y los minerales que necesita de los alimentos que consume, no de píldoras. Su médico puede decirle si necesita tomar vitaminas o minerales para complementar su dieta.

De el pecho a su bebé al menos durante 6 meses: Si tiene un bebé, trate de darle el pecho al menos durante 6 meses. Esto puede ayudar a protegerla de desarrollar cáncer de seno. También puede ayudar a prevenir que su bebé tenga sobrepeso ahora y en el futuro.

No fume ni mastique tabaco: El consumo de tabaco está vinculado con al menos 15 tipos de cáncer y es responsable de aproximadamente el 30 por ciento de las muertes por cáncer. Si fuma, deje de hacerlo. Si no fuma, no empiece. Tampoco permita que otras personas fumen a su alrededor. El humo ajeno también puede ser mortal.



LOS 7 SIGNOS DE ALARMA DEL CÁNCER

1. Modificación de los hábitos intestinales o urinarios.

2. Úlcera en la piel que no cicatriza.

3. Hemorragia o secreción sin causa evidente.

4. Presencia de nódulos o bolitas.

5. Indigestión o dificultad para deglutir.

6. Alteraciones y cambios en una verruga o lunar.

7. Tos o ronquera persistente.

Si Usted presenta alguno de estos signos acuda al médico. Recordar que la mujer debe realizar su papanicolau una vez al año desde el inicio de la primera relación sexual. El varón debe acudir a consulta urológica una vez al año a partir de los 40. Toda mujer debe realizarse el auto examen de mama a partir de los 15 años una vez al mes y la primera mamografía a partir de los 40 años.

María del Carmen Torrico Espinoza es oncóloga clínica. Es Presidente de la Sociedad Boliviana de Cancerología, Jefe del Servicio de Oncología Clínica Hematooncologia del HCV, Miembro de la American Society Clinical Oncology y Miembro de la European Society Medical Oncology.María del Carmen Torrico Espinoza es oncóloga clínica. Es Presidente de la Sociedad Boliviana de Cancerología, Jefe del Servicio de Oncología Clínica Hematooncologia del HCV, Miembro de la American Society Clinical Oncology y Miembro de la European Society Medical Oncology.



7 SEÑALES QUE PUEDEN INDICAR LA PRESENCIA DE CÁNCER INFANTIL

Si notas cualquiera de estas señales en menores de edad, acude inmediatamente a tu médico. Recuerda que el cáncer infantil detectado a tiempo es curable.

1. Palidez, moretones, sangrado y dolor de huesos.

2. Nódulos (bultos) o hinchazón, especialmente sin fiebre ni dolor.

3.Pérdida de peso, fiebre, tos, falta de aire o sudoración nocturna.

4. Pupila blanca, estrabismo.

5. Inflamación abdominal.

6. Dolor de cabeza, vómitos.

7. Dolor en piernas o brazos.



LA ESPECIALISTA

María del Carmen Torrico Espinoza es oncóloga clínica. Es Presidente de la Sociedad Boliviana de Cancerología, Jefe del Servicio de Oncología Clínica Hematooncologia del HCV, Miembro de la American Society Clinical Oncology y Miembro de la European Society Medical Oncology.

Hugh Jackman fue operado por quinta vez de cáncer de piel


Hugh Jackman, el actor que interpreta a Wolverine en la saga X-Men, fue sometido por quinta vez a una operación contra el cáncer de piel que le fue diagnosticado en 2013.

“Otro carcinoma de células basales. Gracias a los chequeos frecuentes y asombrosos médicos, todo está bien. Se ve peor con el vendaje que sin él. ¡Lo juro!”, escribió el actor en Instagram y agregó una foto con la nariz cubierta.

Desde la detección del mal, el australiano ha compartido noticias sobre su tratamiento, publicando en sus redes sociales las fotos tras sus operaciones para concienciar a la gente de la importancia del uso de protector solar. La mayoría de las operaciones a las que ha sido sometido 'Wolverine' han sido en la nariz, precisamente la parte más expuesta del cuerpo a los rayos del sol.

Jackman ha padecido cuatro tipos de cáncer de piel, tres en la nariz y uno en el hombro.

jueves, 9 de febrero de 2017

Pau Donés, de Jarabe de Palo, sufre de nuevo cáncer, pero saldrá de gira


El cantante Pau Donés comunicó hoy a través de su blog que, un año después de sufrir un cáncer de hígado y tener "los marcadores tumorales a cero", le ha sido diagnosticado "un pequeño tumor" en el peritoneo.

"El cangrejo estaba tan dormido que incluso llegué a creer que me había curado", reconoce en su mensaje Donés, que ha recibido la noticia mientras se preparaba para la "vuelta al ring" de Jarabe de Palo con la publicación de un disco y un libro y la realización de una gira. "2017 iba a ser un año glorioso".

El cantante reconoce que llevaba un año y medio "estupendo", disfrutando de la familia y del tiempo libre aunque con muchas ganas de volver a los escenarios, cuando se le detectó el nuevo tumor. Y ha decidido que esta vez no le apartará de la música.

"Después de darle muchas vueltas llegué a la conclusión de que no iba a dejar que el cangrejo me volviera a apartar de la música. Me daba igual. Pasara lo que pasara, dijeran lo que dijeran, en 2017 Jarabe volvía a los escenarios", aseveró en un "post" en el que asegura tener el apoyo de su oncóloga y que titula "Ahora toca volver a navegar (segunda parte)".

Donés, que recientemente ha presentado el sencillo Humo como adelanto del álbum "50 palos" que verá la luz este año y que recuerda los años que acaba de cumplir, anuncia que Jarabe de Palo estrenará el disco, publicará el libro y a mediados de marzo comenzará los conciertos, que dedicará a quienes luchan contra el cáncer.

"Habrá días que estaré al 100 %, otros que no tanto. Habrá días en que me sobrará la voz, y otros en los que me falte. No pasa nada, porque ahí estaré cuando levanten el telón, en uno de los lugares en donde mejor me siento, en uno de los lugares donde más me gusta estar, firmes y a la orden, cantando para ti", manifiesta Donés.

Está previsto que Pau Donés reciba uno de los premios especiales de Cadena Dial al cumplirse veinte años de la publicación de La Flaca, el emblemático disco de debut de Jarabe de Palo.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Orureño es premiado en Holanda por sus investigaciones sobre cáncer

El profesional orureño Fabricio Loayza Puch fue reconocido el 23 de enero por sus investigaciones sobre el cáncer, con el Premio Antoni van Leeuwenhoek 2016, otorgado por el Instituto Holandés del Cáncer.

Fabricio desarrolló una técnica para detectar las vulnerabilidades metabólicas de los tumores.

Este reconocimiento es otorgado cada año a investigadores jóvenes en Holanda que hayan hecho una contribución científica en investigación sobre dicha enfermedad.

“Este premio es una sorpresa muy agradable para mí, no lo esperaba”, indica Loayza Puch, quien resaltó además que ni siquiera sabía que estaba nominado.

Según explica el profesional, las células de un tumor en crecimiento están permanentemente “hambrientas” y éstas tienen las mismas necesidades metabólicas que otras células del cuerpo, por ejemplo, todas utilizan glucosa (azúcar) como su principal fuente de energía pero las células cancerosas hacen un mayor uso de ésta.

Las células cancerosas también suelen requerir altos niveles de nutrientes específicos que otras células del cuerpo pueden prescindir temporalmente, cada tumor necesita aminoácidos específicos para su crecimiento, esto significa que si se puede encontrar qué aminoácidos son limitantes para un tumor determinado, se puede utilizar esta vulnerabilidad metabólica para literalmente matar de hambre al tumor.

Loayza realiza desde el 2010 investigaciones postdoctorales en el laboratorio del Profesor Reuven Agami en el Instituto Holandés del Cáncer, uno de los centros de investigación en cáncer más importantes del mundo.

Fabricio Loayza Puch estudió en la ciudad de Oruro y realizó estudios universitarios en Cochabamba, posteriormente ganó una beca para estudiar en Japón donde obtuvo el doctorado en oncología molecular y a partir de ello se ha convertido en un referente sobre las investigaciones en cáncer, llegando a publicarlas en varias revistas científicas de prestigio como el Nature, Cell y Nature Communications, entre otras.